25.7.12

Sin

Se me ha apagado la luz del interior
ahora necesito un fuego
que me prenda, me encienda.
Tengo una mordaza
que me acaricia los labios
No quiero decir
quiero tus labios
sobre el filo
de este cuchillo.

1 comentario:

Elchiado dijo...

me provocas o invocas mi nombre
en tu silencio
donde afilas cada sorbo
de aliento
que suspiras y respiro
a este lado de la nada donde
sin embargo
sangran tus palabras en mis labios
y en mi lengua
saboreo el acero escurridizo
que conduce a tu fuego



por tus últimos cuatro versos (el resto es igualmente precioso y compacto) me he molestado en dedicarte este poema. merecerías que te arrancaran todo el frío con una dulce violencia incontenible: te lo deseo con toda mi sinceridad, con toda mi intenso atrevimiento de sólo letras. Un beso s/c