16.5.12

Qué dulce resaca.
Tras la poesía intento sobrevivir a base de café y cigarrillos.
Ya no recordaba cómo me enferma. Ya no recordaba esta obsesión y esta fiebre.


Ella puede salvarme...ella puede.

1 comentario:

Elchiado dijo...

buenas noches princesa