26.1.12

Escribo de día
Las noches no me alcanzan para liberar estos silencios, estas deshoras que me mantienen atada por un ala.
Sobrevivo en una roca, lejos del mar, en una rama seca, en una enredadera que no me deja vivir, que me anuda la espalda y los dedos.
Me miro desde afuera, lejana, alejada de todo tacto, de toda piel.
Quisiera poder ser...
...frágil.

1 comentario:

Elchiado dijo...

vaya, qué sorpresa!, pensaba que esta ausencia tuya iba a ser definitiva... y aunque etérea y enormemente indefinida, esta presencia de hoy me acaba de alegrar el día, y eso ya es mucho más de lo que me esperaba.

arrojo un beso metido en una botella, tal vez alcance una esquina de tu piel... y no me entrometo más en tus silencios (por ahora)