11.12.10

Abro los ojos, pataleo, agito los brazos, abro las manos, me asfixio…
Y de pronto abro la boca y mis pulmones explotan. Una nueva bocanada de aire, por fin respiro. Duele, respiro, estoy viva. Todo gira alrededor.
Estoy viva y no te acuerdas de mi, y eso es bueno, y no duele, y por un tiempo no me siento perseguida, vigilada, amenazada.
Existe una nueva flor cerca de mi. Solo tengo que esperar a que crezca.
Estoy alegre.
Somos un poco libres.

1 comentario:

Elchiado dijo...

no voy a decirte feliz navidad... bueno, ya lo he dicho... pero no era mi intención...de verdad

quería decirte que estoy aquí cerquita, buscando un poco de aire como tú... que tú dices veintidos... y yo veintitres... que no sé si sabes el chiste de la gallina y el pavo: esto es una gallina que le dice a un pavo: feliz navidad!!; y le contesta el pavo: ¡¡¡tu p... madre!!!; que es hermoso imaginar que te reíste al menos un instante mientras leías estas letras alocadas... mira tú... igual si ríes se te cae el cuchillo de los labios... y te puedo sorprender sin cortarme...

pues todo eso...
(que se te quiere, aunque no te conozca)