3.9.10

Para ti, siempre, besos sin cuchillo.
Porque me prendes el sol por las mañanas y me dejas una lucecita encendida en la oscuridad.
Para mi. Que cuento contigo los días que nos quedan para ver el amanecer agarradas de la mano.
Por nosotras que sabemos correr y reírnos, y hacer nidos para que te acurruques justo aquí, cerquita de mi corazón.
Besos sin cuchillo.
Siempre.