15.7.10

No puedo decir nada más que “est-hoy triste”. Estoy apagada y aplastada, con todo este agua de mar anudada al cuello, sin una sola palabra en la garganta.
Est-hoy muda, silenciosa, como transparente.
Como traspasada por un rayo, arrasada por una tormenta.
Est-hoy herida. Quiero arrancarme la piel a girones, cortarme las manos y la lengua, sacarme los ojos. Quiero purgar gota a gota cada lágrima que arranqué de su mirada.
Me siento enferma y monstruosa, me siento herida y poseída por un dolor inexplicable.
Est-hoy encerrada, aprisionada en una caja de vacío, en una válvula de presión. Est-hoy en el ojo del huracán, en el centro de un terremoto.
Est-hoy cuestionada, reprimida, est-hoy avergonzada, temerosa.
Creo que mis zapatos no pueden seguir por el mismo camino, que no puedo continuar como si me hubiese muerto. Creo que todo se ha roto, que adentro solo quedan esquirlas.
Y no sé cómo se arregla este sentirse amputada.
No lo quise hacer, te lo prometo. Me tragó esta medusa incendiada que habita en mi cabeza.

1 comentario:

Juanopio dijo...

Me hiciste acordar a un texto que alguna vez colgué en atramentum, de título Est(h)oy. También era una auto-patada en la ingle como este que has puesto aquí. Un gran abrazo, Febita.