12.7.10

Caperucita se hizo con el final del cuento.
A mí me persigue un lobo en sueños.

la vida sigue...

1 comentario:

Elchiado dijo...

La roja, sí... acabó el cuento como deben acabar los cuentos: y colorín, colorado...
No temas por el lobo... que mucho peor es soñar con corderitos.

Anda, sonríe un poco (que así, mientras lo haces, te quito el cuchillo...) y un beso de improviso!!!