20.2.10

SIMBOL

Pensé en ti.
Escuché una música de aquellas que poblaban nuestras noches y pensé en ti.
Y recordé cuando andábamos impunes, cuerpo a cuerpo, como fueguitos; siempre encendidos, siempre vivos.
Y volví a comprender que te quise; y que te quiero, ahora de otra manera menos incendiaria, pero te quiero. Y te extraño. Y ya mismo necesito verte cara a cara con tu sonrisa tranquila y grande, con tus ojos un poco tristes, con tus palabras rotundas peleando conmigo.
Necesito tus alas, esas que antes, hace ya demasiado tiempo, me hacían volar.
S, no quiero estar tan lejos…

12.2.10

Me asusté.

Pero de nada sirve esconderse. Correr, a lo mejor si, pero esconderte es otra cosa...