10.3.09

Dos modos de mirar y una sola cara

De un lado el ojo “sano” y las cosas tan tal cual, y cada cosa en su sitio y los colores tan colores y tan intensos o no.
Del otro lado, “el otro”, que hoy es “este”, tan protagonista, por estar dilatado y negro y miel y limón. Y la luz tan dañina como si yo estuviese recién salida del ataúd sedienta de sangre toda colmillos afilados, y los colores brillantes, y las cosas movidas, descolocadas, despeinadas. Todo mas nuevo, como extraño, recién estrenado.
Y según el ojo todo es lo mismo, o vamos a ver que pasa.
Salgo pitando, antes de que se me pase, a ver cómo es el naranja de su pelo visto desde este otro ojo.

No hay comentarios: