30.3.07

A oscuras sólo se refleja en la ventana la punta incandescente de mi cigarro. A oscuras me doy cuenta de que yo tengo que ser la luz, y eso me asusta.
Aunque no comprenda los motivos, ahora debo saber la respuesta. Ella se enraíza en mi corazón y mis tripas. Yo tengo una pistola contra quien me la quiera amputar.
A veces parezco sola, y por una décima de segundo susurro como en la canción "devuelvemelo todo, corazón", luego la miro...

No hay comentarios: