12.9.06

Yo no lo sé

Y qué pasa con las palabras gastadas? Y qué sucede si ya no sucede nada, si nada es nuevo, si nada pareció lo que no era.
Y qué con la incertidumbre y la ceguera, con los sueños rotos, con las mentiras, con las no verdades por no empeorar las cosas.
Y qué pasa cuando uno ya no está dispuesto, cuando uno tiene un cristal antibalas, cuando uno está tan cansado que ni cansarse puede, que no busca reposo, que no huye, que no puede escuchar.
Y qué pasa con las noches que pasé a tu lado, sin estar por ser algo oculto, y qué pasa con todo eso que anhelabas y que se me agarró como una zarpa en la nuca, y qué pasa con todo lo que ví sin ver, con todo lo que sabes que sé porque siempre lo he intuido.

No me marcho pero estoy mutando, y mi tren se va, lo mismo que los aviones vuelan implacables sin mirar en el saco de su conciencia, sin pensar en las soledades de detrás de la puerta de embarque. No sé si sabes que algunas madrugadas creo que hay cosas imposibles, porque una caricia no puede darse a través de un cable de teléfono, porque ya nunca podremos tener aquello que no nos dimos.
Tal vez los días hayan caducado. La historia se teje con otro nombre, con distintas esperanzas. Tal vez sea demasiado tarde desde hace demasiado tiempo.

Y qué pasaría si no te espero por mas tiempo porque te di mi reloj y cerré las ventanas. Ella si, ella te espera como tú cuentas sus días, en esa misma medida. Mientras, yo soy su medio de transporte, su casa, el cordón que os unirá, el fin del principio de otra historia. Todo eso. Nada más que eso.

No hay comentarios: