23.3.06

Las runas dicen que hay que romper, que hay que terminar.
No voy a llorar.
Algo acaba.
Supongo que quieres... supongo que lo sabes.

15.3.06

“El tiempo no cura nada
el tiempo no es un doctor”
bunbury.


Menos que menos que menos. Así. Ni mas ni menos. Te lo cuento a ti, que no me escuchas ahora, porque sé que no lo vas a entender, o si, que se yo. Pero a mi me hace quedarme mas tranquila.
Esto se acaba, esto se termina; voy camino del mismo borde del mar, en dirección a la orilla, toda llena de agua salada, pero no pienses que pienso ahogarme.
Ya toca cerrar la puerta, hacer el equipaje; así que cada día voy guardando algo en la maleta, una cosita, no mas; pero sé que voy a completarlo, y ese día va a ser el punto y final de este todo por nada que anda secándome las entrañas.
El otro día estabas tan ausente que ya te habías ido, y tu eco no logró parecer ni siquiera la sombra de una mentira. Justo ahí fue que se derrumbó el tejado, justo fue ahí que comprendí todo lo que nunca he aprendido a ver, todo lo que tenía prendido a los párpados y no quería descubrir.
No sé si agradecerte el esfuerzo, no sé si escurrir la humillación como quien seca gotitas de agua con una toalla, no sé si terminar de un solo portazo.
No estoy, no vayas a buscarme por ahora, porque estoy tan abajo, que ni se me ocurre el camino de subida. No estoy, me esfuerzo por no estar, por aprender a no acercarme, por decidir no quererte, por arrancarme todo este olor a ti que me eriza la piel hasta abrirme jirones.
Aprendí el final del camino de una sola bofetada.
Supongo que el pasado fue inventado. Mal inicio para la palabra futuro.
Mejor me marcho de este lugar. Mejor te olvido. Mejor.

8.3.06

La otra cara de la moneda

Está difuminada al final de un túnel que temo atravesar. La otra cara de la moneda quizás no exista, y la moneda siempre se quede de canto, como desafiando las reglas.
La otra cara de la moneda puede ser una cara golpeada, o un puño cerrado o un jarro de agua fría.
Sé lo que no será la otra cara de la moneda; ni el lado oculto de la luna, ni el reverso de mis sueños.