16.1.06

LU_nes

Jugar a esconderse o esconder que se juega; no es lo mismo, eso es evidente, pero a falta de opciones siempre queda imaginar algún camino alternativo.
No me convence eso de estar llena de preguntas, que luego se me agarran a las sienes como la hiedra en la roca, y termino toda llena de fango.
Intuyo una semana difícil, llena de si y de no, a partes iguales, enfrentados a ambos lados de mi cerebro. Y quien puede ayudarme no va a hacerlo, no están las cosas como para pedir socorro; así que este campeonato de boxeo me lo voy a jugar yo sola y sin guantes.
Creo que con la distancia las palabras pierden intensidad antes de llegar a los oídos, pero me anima la idea de saber como cierto que, para bien o para mal, estoy llegando al final de las palabras que LE escribo. Luego vendrá la garganta o el silencio, no conozco mas opciones.
Ya no quiero seguir mirando a los aviones, imaginarme la bodega de equipajes; ya no quiero preguntar la distancia, la altitud, la velocidad... Siempre vuelan demasiado deprisa, y si no vuelan, el tiempo si.
Ya veremos. Creo que si, creo que no.

No hay comentarios: