29.1.06

Aqui todo bien, afuera llueve.

Me mantengo en la sombra, con una sola pregunta enganchada a los labios, como el anzuelo en la boca del pez. Aún no te diré nada que pueda revelarme.
Me alimento de observar, pero he perdido la facultad de sacar conclusiones. La cabeza no me gira en torno a nada, ni la nada me lame la suela de los zapatos; estoy en calma, en la cama, en la almena de observar el suelo abierto bajo los minutos que se deslizan suaves.
No sé confiarme, a eso tendrás que ayudarme, si es que quieres. De momento cada “puedo” que me abres dándome licencia para entrar, es el “quiero” que doy por bueno y no definitivo.
Temo a la marcha atrás de tus besos, y al freno de mano de mi corazón, a deslizarme por caminos cerrados para mi.
Me siento enredada en terciopelo, con las manos llenas de imanes, con un nombre escrito en el alma que no quiero susurrar.
Quiero arder, poder quedarme a tu lado. No quiero arder, soy una hoguera silenciada.

24.1.06

Por primera vez no huye mi cabeza de tu hombro cuando llego con deshoras prendidas con alfileres.
Por primera vez me siento tan dócil como un lobo a la hora de la siesta, y me aparco a un costado de tu piel sin el dolor de meter a presión mis sueños por el ojo de tu cerradura.
Por primera vez comprendo que para andar, el primer paso no es soñar con unos pies.
Por primera vez sé que decir no, no es negarse a la evidencia, ni fingir sombras o destellos.
Por primera vez, señor juez, no tengo mas preguntas.
Por primera vez, siempre tuya tan efímera. Por primera vez nunca ni jamás, aunque sea la última vez de todas las primeras.

21.1.06

Comprendo a los locos. En esos interminables momentos en que esperas algo que debe suceder, pero nada ocurre; los comprendo.

16.1.06

LU_nes

Jugar a esconderse o esconder que se juega; no es lo mismo, eso es evidente, pero a falta de opciones siempre queda imaginar algún camino alternativo.
No me convence eso de estar llena de preguntas, que luego se me agarran a las sienes como la hiedra en la roca, y termino toda llena de fango.
Intuyo una semana difícil, llena de si y de no, a partes iguales, enfrentados a ambos lados de mi cerebro. Y quien puede ayudarme no va a hacerlo, no están las cosas como para pedir socorro; así que este campeonato de boxeo me lo voy a jugar yo sola y sin guantes.
Creo que con la distancia las palabras pierden intensidad antes de llegar a los oídos, pero me anima la idea de saber como cierto que, para bien o para mal, estoy llegando al final de las palabras que LE escribo. Luego vendrá la garganta o el silencio, no conozco mas opciones.
Ya no quiero seguir mirando a los aviones, imaginarme la bodega de equipajes; ya no quiero preguntar la distancia, la altitud, la velocidad... Siempre vuelan demasiado deprisa, y si no vuelan, el tiempo si.
Ya veremos. Creo que si, creo que no.

14.1.06

Nada literario y/o poetico.

Debajo de mi ventana hay una máquina de aire acondicionado que alguien con el cerebro hueco olvidó apagar antes de marcharse; así que mi fin de semana está a punto de ser lo mas parecido a "la vida sobre el motor de un avión".
En vista de que no podré dormir, me voy, a pasar la noche en la calle. Opción B que anula la opción A de "trate de dormitar como si fuera en un vuelo trasatlántico, pero sin volar".

Chau chau. Igual y nos vemos cuando apaguen ese p_ _ o motor.

9.1.06

Hombre sin nombre

He estado pensando, lo he estado pensando.
Todos tenemos una vida personal, una vida privada, es nuestra, y el juego está en compartirla, en permitir que alguien entre, o salga, o se quede.
Pero a veces no se tiene permiso, a veces la puerta se cierra y por mucho que se finja, por muchas ventanas abiertas, la puerta tiene un candado enorme, y no se puede pasar.
Y yo, sin derecho a ninguno de tus días presentes, sin derecho a ninguno de tus días futuros, incluso sin derecho a decir tu nombre en alto, me pregunto porqué me dibujas como si tuviese pasaporte para ocupar tus horas.
Alguna vez me pregunté adonde van los besos que se desean y no se dan. Ahora ya lo sé; simplemente no existen. Igualmente, no nos engañemos, yo en tu vida no existo.
Y si, antes de que me lo preguntes como tantas veces me preguntas, este post habla de ti.

8.1.06

A veces lo mas sencillo es caer... Todo se ve desde otro prisma. Y es la añoranza lo que te confunde. Y el veneno.
Veneno del bueno.
A veces, sin ti, cada intento parece un simulacro. Otras veces parece una puerta que quiere abrirse.
Aún así quisiera la respuesta. Es algo que no puedo evitar...

2.1.06

Mantengase a la espera

Ya no salgo a cazar mariposas, ni cierro las persianas cuando va a apagarse el sol.
Me piden que cambie de estatura, que pique mas alto, que piense despacio, que eche a correr, que me doctore en paciencia, y que ponga de saldo las lágrimas que recaudé un mediodía de otoño que se presentó vagabundo, que me enseñó a mantenerme despierta debajo de los puentes que dan a las aceras.
Ya no me abrigo cuando hablo contigo, con la piel de acero y las ramificaciones de tus cuerdas vocales a flor de vena. Ahora me desnudo sola, y duermo en el centro de una cama vacía, arrojada al vacío de noches sin luna y sueños de insomnio y papel de fumar.
Invento que quiero estar envenenada, aunque me sangren los labios cuando me lanzan besos; y no creo en el diccionario, mejor las interrogaciones y los escalones que las estaciones vacías de noche, que los aviones varados a un lado del continente, que las puertas cerradas de par en par.
Por mucho que llueva no uso paraguas, ni creo en promesas, ni espero sentada, ni uso las gafas de mirar de cerca, prefiero el tacto de esta fingida ceguera que invita a las puntas de mis dedos a mirar de soslayo lo que no puedo alcanzar.
Puede que no exista el abrigo que me quite el frío, y que mis cuerdas vocales estén mal templadas para decir las palabras que quieres escuchar; que mi cabeza no quiera entender lo que dices cuando todo lo dices, por miedo a crear esperanzas que se evaporen al llegar el hielo; que vuelva por donde vine, cansada de pisar mis pasos; pero sé que este callejón está preparando una salida.
Ningún lunes es capaz de durar una semana, tengo un sábado a la tarde para compartir.