1.12.05

Dividida


El tiempo se me hace como una especie de ente elástico que se estira y se encoge. Algunas veces no hay modo de transitarlo y avanzar, otras veces, en cambio es tan estrecho que apenas si da lugar a respirar.
El tiempo tiene la respuesta a gran parte de las preguntas, y eso me inquieta, sobre todo ahora que alguien me recuerda la vieja teoría sobre la verdad del “nada dura”.
Yo solo sé que no hay nadie que pueda tragar todo el agua del mar, ni gritar lo suficiente para que todo el mundo le oiga.
A veces me siento como un fueguito amenazado por una lluvia pasajera.

No hay comentarios: