20.11.05

El primer adios

Mas lejos imposible.
Las esperanzas se me caen como una casa en ruinas, se me derrumban las ganas de seguir creyendo en ti. Los castillos de arena tan solo son barro tras un golpe de agua salada.
Mi nuca es nido de punzadas ardientes, mis huesos son el envoltorio de un hueco que ya nada podrá llenar. Tan solo resiste un indicio de vos, ese que ahora ya conoces y no aprenderás a nombrar. Soy un edificio en llamas, con un solo inquilino, soy todo lo que no has querido, y ya no estoy de saldo, ya no me regalo, ya no…
Me llené las manos con las últimas caricias que me quedaban, y el pecho con los últimos latidos, solo por esperarte, solo por creerte una vez más. La última.
Ahora ya es el pasado, los continentes siguen a la deriva, te voy a olvidar por mucho que me duela. Los aviones, a pesar de todo, no saben volar. El olvido está hecho del material de tus mentiras y el sonido de mis besos.
Te quise como a nadie, tendré que olvidarte como nunca…

No hay comentarios: