20.8.05

Qué puedo decir si tu lo dices por los dos, tu decides, tu llevas el reloj en tu mano.
Algo se está rompiendo, aun no sé decirte por donde, pero siento que se quiebra.
No sé esperar, no sé donde está lo falso o qué es la verdad. Las noches sin luna van rodando escaleras abajo y ya no me paro a recogerlas para guardarlas en una pecera de cristal.
Empiezo a no esperarte, a descubrir la suma de pasos que poco a poco nos alejan.
No lo hagamos en silencio como asesinos furtivos. Uno de los dos va a tener que atar un nudo o despedirse; y mejor que sea pronto, empiezo a olvidar la razón…

No hay comentarios: