13.7.05

A veces las cosas más extrañas pueden salvarme.
Yo me quedo con aquello que me dijiste una noche poco antes de marcharte, y nunca te conté…
Palabras que, como un regalo sorpresa me dejaron entonces sin dormir.

No hay comentarios: