24.6.05



Vuelvo a desatar cada nudo, escupida hacia fuera de la ciudad, de los sentimientos, las palabras. Me mantengo en el intento de no violar cada pregunta apresada entre labio y labio. No tengo nada en la maleta, vago desnuda de piel, en carne viva, transitando el estrecho fronterizo del tiempo contigo y el resto del tiempo, ese que está por venir.
Trato de no pensar en todo eso que nunca fue lo que no había sido, trato de no sentirme sumada a todas aquellas que ya fueron en tu vida, esa inmensa nada que alguna vez soñó con tus brazos.

No hay comentarios: