16.3.05

Recuerdo que hubo un tiempo en el que traté de olvidarte. Mi cerebro sabía que había que olvidarte, mi corazón no podía; así que a cambio olvidaba atarme los cordones de las botas, olvidaba comer, olvidaba cómo se escribían algunas palabras. Yo quería olvidarte, y tu me escribías mail cortitos que no decían apenas nada o que lo decían todo, y yo los eliminaba de modo inconsciente; luego quería releerlos, pero ya era tarde.
Me quedé a medio camino del olvido. Llegado a este punto no sé si es pronto o si es tarde…

No hay comentarios: