24.3.05

Creo que por fin he logrado salir de la cárcel que fui fabricando con aquellos besos que no me diste, que aprendí a vivir fuera del agua de tu mar.
Ya no te temo, ya sé qué piel es la que te abriga y cómo se bucea bajo el barro.
Ahora es siempre, y siempre puedes, pero si vas a hacerme esquirlas en el alma mejor ni te acerques. Nunca supe qué podría ser peor, si tu máscara o tu espejo.
Los tatuajes que me dibujaste no se borran con nada.
Decir te quiero no debería ser tan fácil. Los aviones vuelan demasiado deprisa.

No hay comentarios: