28.2.05

Otro día raro

Escena:
Febe en su puesto de trabajo, muy poco Febe y muy “otra”, todo maquillaje, faldita, chaqueta y demás parafernalia.
De pronto baja un tipo a recepción con su mate y su termo.
- Esteeee... Disculpe señorita, dónde podría conseguir agua para el mateee??
Y yo… sintiendo una nostalgia… una especie de “orgullo patrio” o “conexión argentina”… o vete tu a saber qué cosa…

Qué cosas me pasan. Será esta la re-colonización pero a la inversa y ha comenzado por mi? Me estaré “argentinizando”? o simplemente sea que extraño las “costumbres argentinas”… si, esas que trajiste VOS a mi vida.

25.2.05

Te vi
Te miré con los ojos
Con el alma
No supe cómo mirar
Parecías otro
Parecías el mismo
Aquel que no se parecía a ti
Detrás de mi sonó un canto de sirena
Detrás de mi
Una guadaña
Una interrogación un tulipán
Y palabras
Nunca has tenido
Palabras para mi
Palabras como ramas
Silencios entrelazados
Y quién soy
Cómo me nombrarías
si fuese un poema
Como me tocarías
Si estuviese hecha para tu piel
Te vi
Ayer te vi
Y no supe reconocerte
Será mi mirada
Serán las termitas
Será la oscuridad
Ven pronto
Te vi
Y pensé que te había olvidado
Creí que sería el mar

24.2.05

?

A ratos me rebelo
Vacía y difusa
Quisiera saber si vendrás para volver…

Los aviones vuelan demasiado deprisa
un hueco es tan solo un hueco.

23.2.05

Los autobuses me hacen llorar.
Las carreteras se estrechan hasta cerrarse como nudos. Líneas continuas y discontinuas, asfalto, que me alejan y me acercan los puntos equidistantes del mapa que recorro sin llegar.
A pesar del pesar, te espero.

18.2.05

Ni siquiera sé si leeras esto, pero cuando las cosas no pueden ser, no pueden ser.
Hace ya muchisimo tiempo que rompiste algo. Ahora ya no puede arreglarse...

Que tengas buena vida.

17.2.05

Ni un segundo.
A veces dormir sin ti es como quebrarse.
Esperarte es como huir en ninguna dirección.

15.2.05

Afiche

Cruel en el cartel,
la propaganda manda cruel en el cartel,
y en el fetiche de un afiche de papel
se vende la ilusión,
se rifa el corazón...
Y apareces tú
vendiendo el último jirón de juventud,
cargándome otra vez la cruz.
¡Cruel en el cartel, te ríes, corazón!
¡Dan ganas de balearse en un rincón!

Ya da la noche a la cancel
su piel de ojera...
Ya moja el aire su pincel
y hace con él la primavera...
¿Pero qué?
si están tus cosas pero tú no estás,
porque eres algo para todos,
como un desnudo de vidriera...
¡Luché a tu lado, para ti,
por Dios, y te perdí!

Yo te di un hogar...
¡Siempre fui pobre, pero yo te di un hogar!
Se me gastaron las sonrisas de luchar,
luchando para ti,
sangrando para ti...
Luego la verdad,
que es restregarse con arena el paladar
y ahogarse sin poder gritar.
Yo te di un hogar...
-¡fue culpa del amor!-
¡Dan ganas de balearse en un rincón!

(Homero Expósito)

8.2.05

Soñando...


Mientras duermes te sueño ovillado a un costado de mis horas más oscuras.
Después del último trago, detrás del próximo cigarro, vas a desaparecer.
Antes descansa entre mis muslos, cúbrete con mi piel, déjame atrapar tus pesadillas entre mis dedos, y dibujarte con mi lengua un nombre nuevo.
Luego corre, no me mires a los ojos; no quiero adivinar la verdad.

6.2.05

Hoy serían ya 6 meses...
Yo aún me acuerdo cuantos nervios, cuanta confusión, cuanta alegría.
Y aquella noche bajo el cielo de Madrid sobre los tejados...
No sé qué pensarás, pero me parece que, despues de todo, el 6 no era el número de la suerte...

5.2.05

Algunas noches, como ésta, arrastro el pelo por las aceras, clavo los tacones de mis botas en algún charco varado en la avenida, disparo sin puntería, persigo vientos en contra.
Después regreso agotada, a la misma cama vacía y arrugada, y nado contra corriente a favor de las horas.
Algunas noches, como ésta, desnudo la sensación de sentirme anclada a VOS sin poder navegarte.

4.2.05

No estoy en alquiler
No estoy en venta
Me regalo por cada recodo de sombra
Por cada borde de copa
Por cada filo de cuchillo
Me derramo
Me desangro
Me entrego
Olvido que te recuerdo
Que te deseo
Y si hay tormenta
Salgo a subasta
Pedazo a pedazo
Yo
A contratiempo
A contrarreloj
Con los dedos cruzados
Porque pujes
Por

3.2.05

No quiero caer, no quiero darme por vencida. Pero el día es tan largo, tantas horas, tan poco sueño, tan pocos sueños…
Me duelen los huesos de temblar lejos de tus manos, la esperanza se me pierde cada vez que miro un calendario y veo nuestras vidas al margen de nuestra vida.
No quisiera rendirme. Pero tengo perdida la esperanza, sin fe en la palabra regreso, me pesa el corazón y me escuecen los ojos.
Estos días están siendo complicados. Tengo sed, tengo frío. Estoy asustada.
Tengo una pistola.
Los aviones vuelan demasiado deprisa en dirección opuesta…

2.2.05

No me arrepiento de este amor

ATTAQUE 77

No me arrepiento de este amor
Aunque me cueste el corazón
Amar es un milagro y yo te ame
Como nunca jamás imaginé
Tiendo arrancarme de tu piel
De tu mirada, de tu ser
Yo siento que la vida se nos va
Y que el día de hoy no vuelve más
Después de cerrar la puerta
Nuestra cama espera abierta
La locura apasionada del amor
Y entre un te quiero y te quiero
Vamos remontando al cielo
Y no puedo arrepentirme de este amor

1.2.05

Sabes?
Hoy traté de escuchar algo de la música que dejaste por aquí, como una estela de tu paso. Traté, pero terminó tragándome el vacío de no poder traerte con una palabra.
Aún estoy en el intento de saber qué hice mal para que abrieras las heridas que ahora me sangran. Y a pesar de todo te quiero a mi lado, y debido a todo no quiero pasar por esto. Y a veces estoy muerta, y otras veces me dan ganas de huir. Hay dias que siento rabia y no sé porqué sostener las notas de la misma canción.
Y te temo, y te quiero, y te odio, y eres mi pan y mi sal, y mis pesadillas y mis noches de insomnio.
Amor de mi vida. No puedo vivir sin ti, ni sé si podré vivir contigo.
Mi vida, te necesito a mi lado, necesito olvidarte, te quiero.
Quizás esté loca. O quizás me esté perdiendo un poco cada vez que amanece y de nuevo el sol me descubre despierta sobre el filo de mis dudas, sentada en el umbral de esta ausencia rota.
Mi amor, le temo al tiempo, a cada hora lejos de la piel que me mantenía envenenada, de las palabras que me hipnotizaban…