15.1.05

se busca:

Tiempo perdido, es de color dorado y negro, un poco escurridizo. La última vez que se le vio llevaba una maleta llena de caricias y de besos, un abrigo de promesas olvidadas, el corazón de plástico de una muñeca y un saquito de lágrimas en la mano derecha, calzaba patines y corría y corría.
Le gustan los atardeceres, el mar y las palabras. Es escandaloso y va salpicando todo de horas intensas, pero no se preocupe, parece ser que su mancha no deja huella.
Si lo ve, dígale que debe volver para ocupar su lugar en la memoria, que sin él la línea del tiempo se está transformando en un círculo vicioso.

No hay comentarios: