4.1.05

De nuevo me despierto, sobresaltada, para comprobar que no estás.
No estoy triste, no te preocupes. Es sólo este vacío que me llena de silencio. A veces las manos me duelen un poquito porque no puedo acariciarte; se me quedan frías y tirito. Tu ya lo sabes, es esta piel de hielo que no puedo evitar que se me quiebre; yo sola no consigo entrar en calor.
No te voy a engañar. A veces me asusto porque no logro ver la puerta de salida, y cada cosa está impregnada de tu nombre, y yo no sé qué hacer, y el reloj parado, y la habitación a oscuras.
A veces me decido a olvidarte, y pienso en cosas feas, en filos de cuchillo, en momentos sangrantes; pero sin ti no soy yo, y no se me ocurre otro modo de sobrevivirme.
Y hay días, amor, que simplemente duele. Duele el corazón, la barriga, la piel, los ojos, los labios; las muñecas dan punzadas, se me corta la respiración, se me quiebran las yemas de los dedos.
Es, mi vida, este desamor, que me tiene vacía y congelada; que me mantiene fea y rota. Es este sentirme amputada.
Es este estar sin ti que me secuestra las horas. es tan solo el cansancio de cargar con mi cadáver, y tener que sonreír, y jugar a que no sucede nada. Y esperar que a ti te importe, y soñar que quieres abrazarme… Aunque solo fuera un momento, aunque solo fuera esta noche en que estoy rota, esta noche que tengo frío.
Otra noche más, amor mío.

No hay comentarios: