26.1.05

Quizás la solución esté en el olvido...
Todo sucede al margen de mi vida y no sé cuánto puedo esperar. Porque estoy rompiendome otra vez. Porque duele. Todo duele.
Mi amor. Todo es feo.

24.1.05

Pido perdón
por esta memoria selectiva
Por esta destreza asesina
con que me corto las venas
cada madrugada
cada tarde
cada semana
Pido tu palabra
Pido la palabra
“Ven”
para mí
para poder decirla
para susurrarla
sin tapujos
sin arrepentimientos
Y mientras pido perdón
te lo pido
por esta ausencia de olvido
por dudar
y por doler
por veros
los dos
lados
del mismo cuadro
y volver a la calle
de noche
lloviendo en mi interior
como en Noviembre
con las horas asesinas
-sin descanso-
colgadas en las esquinas
de mi cordura

22.1.05

Acaso alguien conoce lo que está por venir?
Y para entonces, seremos dos desconocidos?
Cuánto tiempo queda hasta entonces?
Sobreviviremos a la espera?

21.1.05

Es este silencio, esta noche que me toma por sorpresa y me posee, me desnuda, me llena de truenos, de dudas, de flor de piel, de sed.
Extiendo la mano de este lado de la cama. Nadie responde a la llamada de mis horas silenciosas. El tiempo se evapora, los aviones saben volar, los continentes derivan huecos que se abren y se llenan de agua de mar.
Hay manchas en mi cama, palabras que no sé comprender, espirales, susurros, miedo.
Soy. Sola, una, vacía. Por siempre? O jamás?
Como si llegaran a buen puerto mis ansias,
como si hubiera donde hacerse fuerte,
como si hubiera por fin destino para mis pasos,
como si encontrara mi verdad primera,
como traerse al hoy cada mañana,
como un suspiro profundo y quedo,
como un dolor de muelas aliviado,
como lo imposible por fin hecho,
como si alguien de veras me quisiera,
como si al fin un buen poema me saliera...
una oración.
(De "como un dolor de muelas". J.Sabina)

18.1.05

Mi amor era breve y conciso, mi amor era terciopelo y helado de caramelo, mi amor era cuchillo y truenos. Mi amor me daba calor, compañía. Mi amor fabricó para mí un disfraz de hembra en celo y me lo arrancó alguna noche de fuego. Mi amor era un niño, un gato, era caricias en la tarde, era silencio y sueños. Mi amor era un lugar en el mundo donde no cabía lo feo. Mi amor era piel, era cielo. Mi amor era futuro.
Mi amor no existió; o eso me repite mi ángel de la soledad cuando camino a oscuras.

16.1.05

Se que la ciudad termina en un muelle luminoso que canta canciones de agua, pero aún no he podido enfrentarme a su espejo.
De momento me guardo de salir a la calle sin compañía. Voy buscando ayuda para doblar esquinas y patear aceras.
No sé si lo sabías, esta es una ciudad antropófaga, y sus mordiscos duelen.

15.1.05

se busca:

Tiempo perdido, es de color dorado y negro, un poco escurridizo. La última vez que se le vio llevaba una maleta llena de caricias y de besos, un abrigo de promesas olvidadas, el corazón de plástico de una muñeca y un saquito de lágrimas en la mano derecha, calzaba patines y corría y corría.
Le gustan los atardeceres, el mar y las palabras. Es escandaloso y va salpicando todo de horas intensas, pero no se preocupe, parece ser que su mancha no deja huella.
Si lo ve, dígale que debe volver para ocupar su lugar en la memoria, que sin él la línea del tiempo se está transformando en un círculo vicioso.

14.1.05

Supongo que no hay nada que me ate a ti, o para ser mas exactos, no hay nada que te ate a mi. Y yo me mantengo en el intento de atar nudos, que mas parecen estorbarte en tu vuelo, en vez de servirte de punto de agarre.
No me pidas que construya una casa para ti y que riegue las flores por si un día decides volver, si en realidad no quieres este futuro. Porque a veces no sé si eres tú o tu mascara, porque la mayor parte del tiempo no estás y eso ya es bastante complicado.
Sabes de todo el amor que te he dado, sabes de la vida que te he entregado. Conoces mi lado frágil. Por favor no me hagas daño. Lo sabes. Soy yo. La que…
VOS lo sabés, soy yo.
Si quieres me rindo, desisto, pero no me hagas daño.

13.1.05

Quiero vengar este silencio persistente y así poder escribirle una larga carta a tu ausencia.
No sé si estoy de despedida, estoy en el post parto de esta partida (en dos) de mi vida. Que me dejaste con la palabra beso en la boca, y restos de labio a flor de lengua.
Ahora me siento equipaje a medio hacer.
Ahora parece que me estoy yendo del lado correcto del corazón para compensar la balanza de las veces en que no te encuentro.
No sé si estoy de despedida; estoy en el punto de mira del ojo de la aguja de mi vida.
Estoy que me estrecho, estoy que me evaporo, estoy a punto de decir adiós sin mirarte a los ojos.

12.1.05

PESADILLA 15: VIVÍ

Una vez viví entre las manos de un hombre al que amamantaba; y le daba a luz cada vez que se quedaba a oscuras.
Una vez viví al costado de un hombre al que daba de comer tierra, sol y sangre.
Una vez viví en la costilla de un hombre que me creó a imagen y semejanza del olvido, un hombre al que guardaba en mi placenta cada tarde hasta que le crecieron alas.

Ahora vivo en el filo de un cuchillo en el que siempre es otoño, y riego un pensamiento con saliva, y el aire arrastra las caricias secas que se me caen de las manos.
Ahora vivo en un aullido, y lleno de viento mi vientre vacío.

10.1.05

Paso la noche despierta desenredando preguntas anudadas en mi pelo.
La casa huele a ti, tu olor aún late entre las sábanas como un cadáver caliente. Y yo tratando de inventar palabras luminosas, mientras el sillón y los cuadernos gritan sollozos que suenan igual que tu nombre.
No estoy asustada, solo estoy jugando a no caer por ese agujerito abierto a los pies de la cama; me columpio a oscuras, salto y vuelvo a empezar.
Aún no te he olvidado, debe ser temprano, aún no has dejado de dolerme.
Paso la noche lamiendo el cristal de la ventana, recordando alguna noche furtiva de batallas encontradas.
A veces las noches son largas, a veces duran todo el día, a veces enciendo la luz y pienso. Pienso que quizás quede demasiado para que llegue el momento, para que regreses a algún lugar, para que termines de olvidar, para saber qué me dices cuando me susurras, para distinguir lo que escucho de lo que quisiera escuchar…

9.1.05

Quizás hubiese sido más acertado pedirte algún deseo que pudieras concederme, en vez de desear que me amaras…

7.1.05

Algunas veces me pregunto qué esperas; si es que esperas algo. Seguir tu vida con la mía en paralelo? Una amiga? Una hermana? “algo mas”?
Algunos días querría saber qué esperar, si esperar, rehacer, olvidar, continuar, construir u olvidar… Se me ocurre que un camino en paralelo es difícil continuarlo tal cual era antes, porque no me imagino vivir pensando en ti, cocinarte, cuidarte, mimarte, y pensar en alguien mas que ocupe mi alma, o mi cama, o mis días, o mis horas… Por el momento tampoco me imagino pasar las horas sin ti, no poder volver a pelarte la fruta, no preparar la cama cuando estés cansado, no dormir cogida de tu mano…
No sé qué futuro le espera a las pequeñas cosas cotidianas; y aunque sé que es cuestión de dejar pasar el tiempo para que las respuestas nazcan solas, me pueden estas ganas de avanzar, me habita esta semilla de incertidumbre y deseos escondidos.
Porque a veces las pequeñas cosas tienen mas peso que cualquier otra supuesta cosa importante.

6.1.05

ayer pensaba en ti...

Cómo decir que me parte en mil
las esquinitas de mis huesos,
que han caído los esquemas de mi vida
ahora que todo era perfecto.
Y algo más que eso,
me sorbiste el seso
y me defiende el peso
de este cuerpecito mío que se ha convertío en río,
de este cuerpecito mío que se ha convertío en río.
Me cuesta abrir los ojos
y lo hago poco a poco,
no sea que aún te encuentre cerca.
Me guardo tu recuerdo como el mejor secreto,
que dulce fue tenerte dentro.
Hay un trozo de luz
en esta oscuridad
para prestarme calma.
El tiempo todo calma,
la tempestad y la calma,
el tiempo todo calma,
la tempestad y la calma.
Siempre me quedará la voz suave del mar,
volver a respirar
la lluvia que caerá
sobre este cuerpo y mojará
la flor que crece en mi,
y volver a reír
y cada día un instante volver a pensar en ti,
en la voz suave del mar,
en volver a respirar
la lluvia que caerá
sobre este cuerpo y mojará
la flor que crece en mi,
y volver a reír
y cada día un instante volver a pensar en ti.

(Siempre me quedará. Bebe)

4.1.05

DEJA VU

Esto ya lo he vivido yo antes... porqué tendré tan buena memoria para algunas cosas??
De nuevo me despierto, sobresaltada, para comprobar que no estás.
No estoy triste, no te preocupes. Es sólo este vacío que me llena de silencio. A veces las manos me duelen un poquito porque no puedo acariciarte; se me quedan frías y tirito. Tu ya lo sabes, es esta piel de hielo que no puedo evitar que se me quiebre; yo sola no consigo entrar en calor.
No te voy a engañar. A veces me asusto porque no logro ver la puerta de salida, y cada cosa está impregnada de tu nombre, y yo no sé qué hacer, y el reloj parado, y la habitación a oscuras.
A veces me decido a olvidarte, y pienso en cosas feas, en filos de cuchillo, en momentos sangrantes; pero sin ti no soy yo, y no se me ocurre otro modo de sobrevivirme.
Y hay días, amor, que simplemente duele. Duele el corazón, la barriga, la piel, los ojos, los labios; las muñecas dan punzadas, se me corta la respiración, se me quiebran las yemas de los dedos.
Es, mi vida, este desamor, que me tiene vacía y congelada; que me mantiene fea y rota. Es este sentirme amputada.
Es este estar sin ti que me secuestra las horas. es tan solo el cansancio de cargar con mi cadáver, y tener que sonreír, y jugar a que no sucede nada. Y esperar que a ti te importe, y soñar que quieres abrazarme… Aunque solo fuera un momento, aunque solo fuera esta noche en que estoy rota, esta noche que tengo frío.
Otra noche más, amor mío.

2.1.05

Hay momentos en los que me pregunto cómo deseas que te quiera.

Hay momentos en los que me pregunto si, para quererte como tú deseas, primero tendré que olvidarte.