29.12.04

Quizás alguien lo comprenda.
Febe tan solo fue una muñeca rota, una niña perdida. Nada parecido al amor.
Nunca pudo ser, ni será Maga.
Habrá que seguir juntando pedacitos... del otro lado del corazón.

No hay comentarios: