23.10.04

Cuando no me quieres a tu lado, la ciudad no es mas que una tumba oscura, un lugar intransitable donde las pesadillas te agarran los tobillos y no te dejan caminar.
Las nubes escupen hielo, las baldosas se hunden a mi paso, las farolas lloran agua de mar, las palabras se vuelan congeladas, las puertas se cierran.
Dormir contigo cuando no quieres saber mi nombre es estar sola diez años.
Y qué puedo darte que no te rompa más.
Qué puedo hacer para no seguir siendo este filo cortante que rehuyes a oscuras…

No hay comentarios: