5.7.04

74


Me gusta que me llames con esas palabras que tan sólo tú me dices, que me regales tu voz de caramelo, que quiebres mis días con el ritmo de tus horas.
Tengo una cajita sorpresa para ti, pero no me preguntes, aún no quiero decirte lo que cada noche voy guardando dentro; aún son cosas imposibles.

No hay comentarios: