17.6.04

La fisonomía de la ciudad se transforma cuando la miro a través de tus ojos. Los momentos se reconstruyen de acuerdo a los caprichos del recuerdo y el estado de ánimo.
Nada es lo mismo a pesar de no ser diferente.
La cartografía de mi cuerpo varía, de acuerdo a las manos que la recorran. Me siento moldeable, interpretada por diferentes ojos, por diferentes cuerpos paralelos al mío.
Y ya nada parece real. Todo es tan relativo.

Qué pasó anoche?

No hay comentarios: