19.6.04

Estuve contigo cuando apenas sabías pronunciar mi nombre.
Ahora las noches han aprendido a hablar entre silencios, y yo ando escondiéndome entre escombros, entre restos de pieles, de sábanas arrugadas, de horas prestadas.
Y la ciudad se me traba enredada a los tobillos de mi pantalón cansado.
Trátame bien, o como poco olvídame sin que llegue a darme cuenta.

No hay comentarios: