29.5.04

Me guardo dos o tres preguntas que me dieron tus repuestas, escondo la pistola junto a las zapatillas de ballet, en el armario, al fin y al cabo nunca tuve buena puntería.
Doy un paso para poder dar el siguiente. Aprendo de repente que lo importante es comenzar.
Voy a darme una última oportunidad antes de dejar de creer en ti. Me voy a dar un momento de espera hasta saber lo que piensas, después ya será luego, y nada tendrá que ver con ahora.
Me corto el pelo, me cambio el nombre, me pinto los labios y miro el mundo tras mis cristales de color.
La desesperación y la tristeza son un camino de ida y vuelta, un columpio. La locura es una caja donde guardo mis sueños y algunas palabras de amor.
Espero que tengas algo que decir, espero que esconderte no sea lo único que sepas hacer, espero que tu guitarra aún tenga alguna cuerda sin saltar.
Hoy es un día raro, un día como los demás.

No hay comentarios: