11.5.04

Dicen que somos de allí donde está la gente que nos importa de veras. Yo soy de muchos lugares. Disgregada. Hasta que llegan las despedidas, entonces comienzo a ser un poquito mas de ningún lugar.
Yo ya sabía que tu habías entrado por la puerta de salida, por eso mi miedo a escuchar cuando hablabas. Por eso...
Cumple tus sueños, yo sé que sabes volar. Yo sé lo que no sabes, lo sé.

Y todo esto me ha llevado a pensar en aquel saxofonista sin saxofón, a recordar los mordiscos en el corazón, el silencio que mas duele. La vida de caramelo no existe, la niña de chocolate y lava ha vuelto a esconderse.

No hay comentarios: