18.4.04

Me pasa que a veces no sé qué cosas son realidad y qué cosas he soñado.
Hoy escribí una carta a un fantasma, fue algo muy muy fácil, solo tuve que decir lo que pensaba tal cual lo hacía.
Su recuerdo era tan nítido que pudo ser algo real una vez, pero no, no es posible, seguro que todo fue un sueño, y que yo escribí una carta a un fantasma.
Y en este estado de cosas, sigo distanciándome, cada vez mas lejos a pesar de que el horizonte no parece acercarse nunca. Pocas cosas duelen estando tan lejos; pero yo parezco dormida, congelada.
Supongo que es el precio a pagar…

No hay comentarios: