20.3.04

Poco a poco el sol calienta, poco a poco todo despierta. Ya no hay frío, ya puedo caminar descalza mientras mis botas me miran, colgadas de mi mano.
Poco a poco amanezco, aún envuelta en el aroma que desprendes cuando te sueño.
Lentamente mis labios acarician el primer deseo: Querámonos.

No hay comentarios: