20.2.04

Hace tiempo yo era un reflejo, después salté a este lado del espejo y comencé a mirarme de lejos, asustada y amputada; fuera de mí, fría, insomne, borrosa, gris y muda.
He sido.
He sido enredadera, árbol talado, lengua, temblor, tierra, olvido, nieve, lágrima, sombra, soledad, vacío nada.
He sido y estoy cansada.
No soy.
Pero seré. Con un futuro imperfecto o un presente continuo (y fugaz).
Tengo una pereza tardía, una noche en blanco, una curva continua, una duda irracional y arraigada, un puñado de tierra, un susurro de viento, piel a medio recorrer, un par de botas, una pistola, mala puntería, un cuento de madrugada, el interior de un volcán, dos o tres mentiras, un buenos días recién hecho y un beso.
Y no los tengo en venta.
Si de verdad los quieres, te los regalo.

No hay comentarios: