10.2.04

De nada sirvió quererle del modo en que yo le quise, de nada sirvió creer en él. De nada sirvió nada.
Llega la hora de cierre, el vacío al mirarme en sus ojos, el frío que desprende su voz.
Él dice que la amistad no existe. Yo empiezo a creerle.

No hay comentarios: