25.2.04

Miro a mi alrededor y descubro que nada queda. Perdí la guerra y soy la única superviviente en un lugar desolado. Quizás sobrevivir ya sea una victoria, pero la soledad ataca creando punzadas en mis muñecas como nudos de soga.
De lo que hubo nada queda, tan solo un hueco por donde ver vuelos ajenos.
Necesito una piel para comenzar a moverme. Tengo los brazos anudados y las manos frías.
Contemplo el olvido de Él; que ya no quiere pronunciar mi nombre.
Veo a S en su inercia y su amnesia, evitando rozarme, acercándose apenas a mi superficie.
Veo las deshoras del constructor de palabras y sé que son las horas mas hermosas. No existen otras. Yo enmudezco.
Hay quien vuela y hay quien ama.
Yo sigo aquí a ciegas, tratando de hacer pie, ni fondo ni superficie.
Yo ya lo sabía. No es la distancia lo que nos separa, es la falta de amor. Mi amor lo trato de tragar a mordiscos ásperos y amargos.
Porque aquí no queda nada. Solo el miedo.

20.2.04

Hace tiempo yo era un reflejo, después salté a este lado del espejo y comencé a mirarme de lejos, asustada y amputada; fuera de mí, fría, insomne, borrosa, gris y muda.
He sido.
He sido enredadera, árbol talado, lengua, temblor, tierra, olvido, nieve, lágrima, sombra, soledad, vacío nada.
He sido y estoy cansada.
No soy.
Pero seré. Con un futuro imperfecto o un presente continuo (y fugaz).
Tengo una pereza tardía, una noche en blanco, una curva continua, una duda irracional y arraigada, un puñado de tierra, un susurro de viento, piel a medio recorrer, un par de botas, una pistola, mala puntería, un cuento de madrugada, el interior de un volcán, dos o tres mentiras, un buenos días recién hecho y un beso.
Y no los tengo en venta.
Si de verdad los quieres, te los regalo.

17.2.04

27 años,
y todavía no comprendo
qué demonios hago
pasando frío en el infierno.

y soy buena chica
o por lo menos lo parece
porqué nadie me mira
cuando muerdo las paredes.
Tengo una pistola
por si un día todo falla
en vez de hacer la cola
poder saltar la valla.

Tengo una pistola
por si un día todo falla
pero no tengas miedo
ahora no está cargada.

Tu mamá no me invita
porque no soy lo que espera
una señorita
con el techo sin goteras.

y a mi no me importa
que me clave las espuelas
si no me soporta
yo no la soporto tampoco a ella.

Tengo una pistola
por si un día todo falla
en vez de hacer la cola
poder saltar la valla.

Tengo una pistola
por si un día todo falla
apunto con cuidado
y no le doy a nada.

y a veces salgo a la calle
con la pistola en el bolsillo
pido whiskey solo
y me siento un poco Billy el niño.
Tengo una pistola
por si un día todo falla
en vez de hacer la cola
poder saltar la valla.

Tengo una pistola
por si un día todo falla
hacer la guerra sola
tenerlo todo a raya.

Letra: Christina Rosenvinge
Música: Pancho Varona y José Nodar

Disculpas por el silencio, es que sigo en eso de volver a volar...
Esta mañana me desperté y ya habían comenzado a crecer las alas en mi espalda. Aún son muy muy pequeñitas, pero el esfuerzo está mereciendo la pena...

10.2.04

De nada sirvió quererle del modo en que yo le quise, de nada sirvió creer en él. De nada sirvió nada.
Llega la hora de cierre, el vacío al mirarme en sus ojos, el frío que desprende su voz.
Él dice que la amistad no existe. Yo empiezo a creerle.

9.2.04

Seis de la mañana. Me asomo a la oscuridad que hay mas allá de mi ventana y miro las farolas tiritar de frío un poco más abajo. Poco a poco la niebla se me va agarrando en el pelo. Enciendo la mañana y salgo a la calle, a fabricar otro día, cubierta de humedad.
Hoy me siento hecha de musgo.

8.2.04

Mis sienes punzantes tratan de torturarme, noche y día. Tu lengua bífida me ahoga el corazón a lametones venenosos. Duele la luz traspasando mis pupilas. Me palpita. Me oprime. Me ahoga este insomnio que secuestra mis horas.
Y yo sigo preguntándome porqué tu nombre continúa suspendido en el aire arrastrándome mas adentro, mas abajo.
Mi máscara no funciona. MAIN SYSTEM FAILURE.

7.2.04

Siempre ha resultado difícil, porque nuestra historia es una historia que nació muerta, y nada se puede hacer. Ahora que me atrevo a ser consciente de ello, aprendo a remodelarme, a hacerme de nuevo, a unir los pedazos, a re-crearme.
Ya no creo, ahora tengo una coraza recién estrenada y una pistola. Quizás sea más fea ahora, pero me quiero defender, sobrevivir.
La lava es hermosa, pero quema. Quizás sea hora de comenzar a enfriarla.

5.2.04

- ¿Y tu cómo estás?- le pregunto.
- Evolucionando.
-
Entonces lo comprendo todo. Estoy andando en círculos, y no debería engañarme diciendo que es un rodeo.
El perfil de una sombra no es un camino que conduzca a ningún lugar; y yo debería, podría hacer como él.
Dime niño, ¿le prestarías tus alas a una muñeca con la boca cosida y el pecho remendado?.
¿Alguien me regala el secreto?
Sonido de llaves, giro y abro la puerta. Dentro colores, lienzos, papeles, ideas, tinta. Silencio.
Camino despacio arropada por el silencio, camino descalza y parece que no caminara. Silencio de huecos.
Me quito la ropa. Silencio de sábanas.
Silencio de ruidos en el exterior de mi burbuja de silencio.
Cierro los ojos al silencio. No estoy triste, sólo espero. Sé que no vas a venir, y yo tampoco iré.
Estamos en paz. Silencio.

4.2.04

Ha sido como descubrir que alguien ya había estado en tu ventana. Hoy visitando otros lugares, he llegado hasta Mark Ryden. A Febe le ha dado un escalofrío cuando hemos visto esto:


Es como ver el nacimiento de Febe, la muñeca...

Gracias Stee.

3.2.04

DESEO...
Con mis gafas nuevas todo se ve diferente. Lejos de ti todo se ve diferente. Y quiero sentir de nuevo esa belleza que reside en las cosas pequeñas, como una esencia, como un licor.
Escribo por ti, sin ti, sin motivo, con cansancio, sin sueño. Escribo. Porque no se me ocurre otra cosa que hacer para alimentar este dulce demonio que crece sin parar.
Escribo.
Y todo se ve diferente. Igual que cuando te busco y te miro. Sin saber porqué.

1.2.04

Proyectada

Cierro los ojos y me acerco despacio a ti; sin distancia beso tu frente, caricia de mis labios sobre tu pensamiento. Después bajo hasta tu boca con la mía entreabierta, detengo un par de segundos enganchados en el hueco entre nuestras bocas; no voy a besarte, por el contrario me disgrego, deshecha en diminutos pedazos, me esparzo sobre las sábanas, diluida en nuestro deseo-veneno.
Me recompongo y así, desnuda, me lanzo a la calle, a llenarme la piel de asfalto, de carreteras secundarias, de lugares desconocidos. Huyendo de mi interior. Tratando de borrar mi pasado y mi presente. Tratando de ser el mismo germen del que nace una pregunta. Reinventada. Diferente. Ajena. Nonata.