12.1.04

Loco.

Tengo un amigo que se está volviendo loco; y pasa el día sin dormir viviendo cosas diferentes. De pronto está en la guerra, de pronto es una gran estrella, o un niño subido a unos patines. Los ojos se le han vuelto dos estrellas fugaces, enormes, brillantes y huidizos, y sus manos parecen mariposas de papel.
Casi todo el mundo anda triste y preocupado a su alrededor, y dicen que se está perdiendo y que hay que encerrarlo para que lo curen y vuelva a la normalidad. A mí me pone triste que quieran cambiarlo. Ahora la realidad es otra para él, quizás lo suyo sea mas real que nuestras cosas cotidianas, además parece feliz. Ahora es muy hermoso, hermoso y frágil como una amapola, a veces me dan ganas de agarrarle de la mano y que me deje viajar con él.

No hay comentarios: