17.1.04

Hacia el fondo

Soy una niña, pero no estoy asustada. Miro fijamente a los ojos de la serpiente, me va a tragar. Tiene unos enormes ojos que no comprendo, son como una cueva, y su piel es transparente.
Al niño luminoso por fin le han crecido un par de alas, y recien despega en su conquista del mundo. Yo también iré, pero tendrá que ser después.
Ahora me preparo para ser tragada. Esta noche comenzaré mi viaje hacia el fondo. Aprendí que para poder salir, debo llegar abajo para tocar el fondo y darme impulso hacia arriba.
Pero la serpiente es transparente. Siempre podré mirar hacia arriba y ver al niño, tan luminoso, volar.

*Nota: post inspirado en "El horla", pero no el cuento, en este.



No hay comentarios: