27.1.04

Cola de cometa

Apretó los puños y aguantó un segundo más la respiración; los pulmones a punto de dar la señal de alarma al cerebro; entonces abrió la boca y en un grito tomó aire, volvió a nacer, se lanzó al vacío, despedida en una carrera sobre el asfalto.
Conoció sus límites, exploró su interior, su presente y su pasado. Decidió volverse loca y vivir la vida como si fuera la cola de un cometa. Brillante, efímera e intensa.

No hay comentarios: