18.11.03

Hogueras

Los encontraron calcinados. Con el corazón hecho cenizas y todas las palabras evaporadas de sus bocas, los ojos se les habían volado. El pequeño hueco que había entre los dos estaba aún tan incandescente que no pudieron separarlos, una brizna de aire habría sido suficiente para hacer que ardiera toda la estancia.
Dieron aliento a su historia de amor como si hubiese nacido moribunda, alimentaron su pasión de tal modo que llegaron a amarse como dos fuerzas de la naturaleza, como dioses, sin límites ni temores. Y sin poder resistirlo se consumieron en las llamas que alimentaban.
Los encontraron calcinados y crédulos, sin documentos, sin nombre, sin pasado. Nadie sabía decir quienes eran, pero todos sabían que después de aquello ya no serían los mismos.

fotografia de Veturian

No hay comentarios: