20.11.03

Escritura automática

No es cuestión de olvidar, es cuestión de resucitar, como una planta que se ha secado por el calor. Ser cielo e infierno no es fácil, pero nadie dijo que lo fuera.
Cuando me sube la fiebre no puedo mas que arder, cuando me enfrío soy un témpano de hielo.
Nada es lo que parece, y a pesar de que digas que estás aquí, hace días que te has ido. Lo sé porque comienzo a escuchar todo aquello que te callas. Tus palabras significan lo contrario de lo que dicen. La ironía de la huida, de las llegadas a la línea de salida. Siempre hay alguien que se marcha. Siempre.
¿Quién construye las imágenes hermosas? ¿Quién fabrica la belleza como quien teje un tapiz perfecto?, ¿Dónde van las cosas que olvidamos? Quizás se queden dormidas en algún lugar oscuro del subconsciente o salgan ahogadas en lágrimas.
Hace días que no veo volar mariposas de caramelo, que el cielo no es malva, que las alas son simples objetos inertes anclados al asfalto.
Si no fuera por dos o tres placeres que aún no he perdido me habría ahogado en este mar de lava helada.
Yo ya no me engaño. No puedes ser la persona que tu quieras tan solo por llevar su ropa. Un agujero es solo eso, un hueco vacío. Los cigarros a media noche se consumen mas deprisa, las velas solo son ilusiones de hogueras.
Tal vez tu y yo no existamos.

*De fondo se escucha a Sabina destilando la esencia de la melancolía. "Con la frente marchita".



Espero que nadie trate de darle un sentido a esto. Tan solo es mi cerebro a presión. Su sonido es ininteligible. Sonido sin sentido.

No hay comentarios: