15.10.03

Carta a mi chico pálido

Puede que estés triste, me transmites sentimientos de marea baja y velas apagadas.
Nada está bien y nada puedo hacer para mejorarlo ni empeorarlo, y esta nada es una nada fea, de cristales blindados y corazones ensangrentados.
No quiero que estés triste, lejano o sin fuerzas para caminar; no me gusta porque entonces todo se vuelve deseo de silencio compartido, de brazos enredados, de besos borradores.
Y eso está prohibido. Porque tu eres mi chico pálido, que me mira inalcanzable, con los ojos melancólicos y el alma sellada. Tan lejos siempre, tan callado...

No hay comentarios: