11.10.03

C. dice

Días de tormenta

Ha terminado el beso y... se hace difícil la vida!

Como en un caparazón, tras un muro, en una cueva secreta. Así te voy encontrando en los días de tormenta. Como dormido, como ausente, como si el alma se te hubiera volado.
Y estar contigo es fácil y difícil. Me tienes el cuerpo y el pensamiento escrito con tu nombre, en cada rincón aparece un pedacito nuevo de ti. Te prefiero con la sonrisa teñida de nubes, como jugando, prefiero los días tranquilos de sueños y palabras. Pero si te llega la tormenta no busques refugio, no busques otro refugio que no sea cerca de mí. También quiero tus tormentas. Puede que aún no lo hayas comprendido...

No hay comentarios: