2.9.03

LLegas

Fotografía de Eduardo Segura

Llegas a mí sucio de ciudad, de luchas, de mentiras, de conversaciones vacías.
Y yo comienzo por escucharte, por ser el lago en el que tiras tus piedritas y dibuja ondas que te van relajando. Me pronuncias palabras cotidianas que yo recibo como si estuvieras pintándome mapas, descubriendo el mundo para mí.
Después te vuelves de tierra y yo enredadera, anudando tu cintura con mis piernas, arándote con mis uñas, regando tu piel con mi saliva, caminándote con mis labios. Hasta que te vuelves mar, y vas y vienes abriendo mis puertas de arena, golpeando mis rocas, arrancándome sonidos de gaviotas.
Y al final todo queda en calma, tan limpio que hasta nuestros nombres se han borrado; solo nos envuelve el silencio y el rastro de la tormenta.


No hay comentarios: