2.8.03

Un lugar

Hay un lugar en el mundo muy pequeño, y tan hermoso que te dan ganas de llorar; su paisaje teñido de verde, su cielo teñido de malva al amanecer, sus nubes de tormenta, furiosas, sus volcanes adormilados, sus gentes de agua y maíz, te atrapan y te transforman y ya nunca vuelves a ser quien eras.
Hay un lugar en el mundo donde reside un trocito de mi alma, un lugar con el que sueño a menudo.
Hace ya tres días que me ronda el aroma de aquel lugar, con su tierra seca o mojada, con sus árboles de mango, con su pequeño horizonte y con sus pasos.
Hay un lugar donde creo que no se acuerdan de mí, por donde vago olvidada cantando canciones de tierra.
Hay un lugar donde aún existe gente de veras, que cree en la verdad y lucha por ella.
Y también estas tu. Y te sé marchando sobre las calles, y diciendo palabras pequeñas con significados grandes, tocando la realidad con la punta de los dedos, fabricando la esperanza, con tu difícil trabajo de forjador de futuro.
Hay un lugar, y también estas tú. A ninguno de los dos puedo dejar de recordaros y admiraros. A ninguno.

No hay comentarios: