31.8.03

Partido de dobles. De velas y sensualidad...

De quimera, noche y vos

Estropeo la imposibilidad de las distancias.
Entiendo que la noche es cómplice...
Tu insomnio ya forma parte de mis sueños.
Y así me quedo.
Junto a la llama de una vela púrpura
que atestigua como tus palabras
se desparraman sobre mi pecho.
Incienso infinito que mortifica el hastío,
calma la sed de las horas,
y como vertiginosa daga
abre un tajo
sobre el ancho mar que nos separa.
Tu perfume lo trae el viento,
y es que ya voy por afuera,
sólo la luna sabe de ese andar.
Estás despierta;
imagino tus piernas,
que me envuelven como serpientes de seda,
y me entrego a tu húmedo valle.
Quedo a merced de tu instinto.
Tus manos dibujan el minuto después...
y habrá momentos
para saberte de madrugada
y ser la ondulación
de un tiempo que espera.
Una quimera que brilla incesante
cuando el sol ya se asoma,
cuando las palabras se agotan,
cuando ya,
cierro los ojos.

(Marcelo Neyra)


La hora de las velas

Llega la hora de las velas, esa hora en la que mi silencio se siente de pronto acompañado.
Es imaginar tus velas encendidas, iluminando la misma luna en un intercambio de palabras adormecidas; tus ojos en mis letras, mis ojos en las tuyas, como un promiscuo juego en el que quedan enlazados tus sueños y los míos.
Enciendo un cigarro despacio y suelto el humo acariciándolo con mi lengua, paso las pupilas sobre el terciopelo de tus versos, y mi piel irremediablemente te sueña, o sueña el enigma de tu voz, estrellas y dagas, acertijos en tu espalda, preguntas en tu pecho.
Me acomodo un poco mas entre las frases que tejes como redes, que a veces me hacen sentir como gata, ronroneando sobre cojines de pluma; o me llenan con el embate de la vida en su estado puro. Que no me dejan nunca indiferente, y me hacen desear.
Deseo ser palabra fabricada por ti, deseo ser saliva y estar viva, deseo ser cuchillo y espejo, deseo ser interrogación y respuesta.
Después, irremediablemente me mezo en el columpio del mar que nos separa y el volcán que me define. Y me dejo llevar, como la espuma de una ola rota...

(Febe)


No hay comentarios: