8.8.03

La libertad

La vida mas extraña que jamás conocí. Mis días son una montaña rusa, una caja sorpresa. Hoy mi día fue un día como de umbral, como la entrada a una cueva; aunque no sé muy bien si entro o salgo, pero se veía luz.
Hoy tuve noticias de Hu, a pesar de que no estoy muy segura de que fuera él. La semilla de la duda acaba de caer a mis pies, y ya la conozco, es una planta que germina pronto, y una vez que echa sus raíces, talarla resulta casi imposible.
No sé si fue ese viso de duda, o los apuntes de alguien charlando en algún lugar; pero una idea me ronda la cabeza, una idea nueva, casi un sentimiento. Te estoy queriendo de un modo incorrecto; lo sé porque descubro cosas feas de mí, cosas que me asustan. Así que he comenzado a pensar que no te voy a querer menos, sino que te voy a querer mejor; de un modo menos insistente, mas libre, mas hermoso. No te voy a llorar ni voy a extrañarte, voy a sentirte libre y a darme la libertad. O al menos a intentarlo.
Mi tren sale ahora, si quieres tomarlo siempre tendrás un hueco; pero no voy a seguir a remolque de tus pasos; yo sufro en el arrastre y tus pasos se hacen mas pesados por el lastre.

Yo te quiero libre.



No hay comentarios: