25.8.03

Cinco de la mañana, sigo despierta, como un faro en la tormenta. Despierta y, después de todo, viva.
Sobrevivo a pesar de haber tenido tu cuerpo grande sobre mí, después de habernos creado y recreado, vistiéndonos de piel durante horas infinitas; después de habernos bebido.
Continúo viva a pesar de tus ojos oscuros como el miedo, de tus palabras como libros que nunca leí; a pesar de tus pasos por mi pasillo, de tus respuestas en mi pecho.
Cinco de la mañana, sigo sin ti, como una playa desierta. Desierta y, después de todo, viva.

Fotografia de Ben-Arieh

No hay comentarios: