30.7.03

Volando

Volamos, es extraño pero logramos volar, y desde las alturas el mundo cotidiano se ve pequeñito, incluso hermoso.
No es tan difícil volar, solo hay que creer en quien vuela contigo y amarle; sobre todo hay que amarle de esa manera estúpida y desmemoriada en la que te pintas las uñas y amas, comes, paseas, cantas, bebes agua, te bañas, trabajas, enciendes un cigarro, tomas aire, te atas los cordones de los zapatos, te peinas, duermes, y haciendo todo eso, amas. Cada gesto cotidiano es un acto de amor que nos hace olvidar que quizás haya un motivo por el cual el hombre no fue dotado con un par de alas.
Pero eso qué importa; tu y yo logramos volar.

No hay comentarios: